Después de la medianoche

isabella close up with steve yee el almacen 2012

Son las 3 de la mañana pasadas en la milonga del Domingo durante el “Midwest Tango Festival” llevado a cabo en Indianápolis por primera vez este año.

Sentada cerca de ventanas empañadas y sintiendo frio, cansada de bailar tango todo el fin de semana y pasar música en la práctica de la tarde de ese Domingo, una “oportunidad” intrépida se encuentra cerca.

Hábilmente me mira y y luego me cabecea y yo juego a que quizás está mirando a la persona inexistente sentada atrás mío. Los dos nos reímos, nos unimos en un abrazo, y rápidamente nos hacemos uno dentro de la música romántica de la Era Dorada que nos envuelve.

Nos sentimos profundamente atraídos al entretejido de la línea vocal y el acompañamiento. Apenas termina la primer canción de la tanda, nos miramos el uno a otro maravillados, sorprendidos y con profunda emoción.

Cuando dos personas se conectan a nivel tan profundo, pecho a pecho, y respiran al unísono entre ellos y con la música, sus cuerpos se fusionan para convertirse en una especie de instrumento musical que se va flotando a otro reino.

Sólo para volver al planeta tierra al final de la tanda.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s